Blog

Unidad de Alteraciones del Desarrollo (UDAD)

Estrategias para mejorar la comunicación en niños con Trastorno del espectro autista desde la casa

Una de las preocupaciones más frecuentes, mencionadas por los padres de niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) es su limitado lenguaje o la falta de este. Algunos expresan incluso, que sus hijos pronunciaban algunas palabras y de repente dejaron de hacerlo.

Autor: Esp. Lucia Meza y Esp. Mónica Alfaro, especialistas de UDAD del CPAL

En nuestra práctica diaria con las familias de niños que presentan características del TEA, nos encontrarnos con estas mismas preocupaciones e interrogantes: “¿Hablará mi hijo?”, “¿Cuándo lo hará?”, “ya tiene dos años y aún no habla".

En los TEA, muchos niños evidencian ausencia del lenguaje o el uso inadecuado de éste. Por ello, en la actualidad, los tratamientos ofrecen diferentes métodos para que los niños logren comunicarse y así puedan expresar sus necesidades e intereses, de una manera más funcional, lo que conllevaría a que interactúen eficientemente en su entorno.  Estos programas pueden y deben utilizarse desde edades tempranas. Además, la evidencia científica reconoce que, con apoyos de una imagen o un gesto, se convierten en sistemas alternativos y/o aumentativos de comunicación que generan un valioso desarrollo en el niño.

Uno de estos programas se basa en el empleo de signos y palabras de manera simultánea: Comunicación Total-Habla Signada, que requiere de entrenamiento, tanto para el niño como para su familia y la comunidad educativa en general, de manera que se garantice la generalización de aprendizajes, la comunicación y la comprensión del entorno.

Por otro lado, con el sistema de comunicación por intercambio de imágenes (PECS), el niño sería capaz de expresar sus necesidades. Este sistema requiere también de entrenamiento para la familia y para todo el entorno, pues cuantas más personas estén involucradas, más oportunidades de comunicación e interacción tendría el niño.

Si bien la preocupación de muchos padres es que su niño empiece a hablar, es muy importante, previo al logro de esta habilidad, desarrollar la COMUNICACIÓN. Aunque se suele pensar que el hablar y comunicar son lo mismo, en realidad la comunicación abarca mucho más que solamente el habla. En efecto, antes de las primeras palabras, los bebés desarrollan diversas formas para comunicarse, como el contacto visual, la expresión facial, los gestos, las posturas, los sonidos vocales, etc. Por lo tanto, los niños, antes de comenzar a expresarse, necesitan ser hábiles en la comunicación no verbal. Es por esto que es tan importante estimular el uso de gestos naturales y luego convencionales, para que finalmente se dé paso al lenguaje verbal.

Mencionamos, a continuación, algunas recomendaciones para desarrollar la comunicación en niños con TEA:

- Estén atentos a su lenguaje corporal: Su hijo siempre está comunicando; si bien es cierto no lo hace con palabras, sí lo hace con gestos, miradas, evasiones, etc. Los padres necesitan estar atentos a qué es lo que le gusta, lo que le desagrada, con qué juega más, de qué se aleja, qué expresiones pone en qué momento, etc. Esto les será útil para poder enseñarle, con palabras simples, lo que está haciendo o pidiendo; por ejemplo, al reconocer su necesidad decirles: “quiero pan”, “qo quiero”, “quiero leche”, etc.

- Eviten realizar preguntas como ¿Qué quieres?, ¿Cómo se pide?, ¿Qué se dice?, reemplacen estas preguntas por frases en primera persona: “Quiero agua”.

- Conviértanse en comentaristas: al momento de jugar juntos, será importante comentar lo que va sucediendo o lo que hace su hijo. Por ejemplo, cuando estén jugando con los carritos, pueden hacer sonidos llamativos “ruummm”, “tititi”; o mencionar lo que va sucediendo “¡Chocaron!”, “va rápido”. Así ayudarán a sus hijos a asociar las acciones y situaciones con los sonidos y palabras.

- Busquen la imitación: la gran mayoría de nuestros aprendizajes se dan por imitación, por eso es muy importante enseñar a los niños a imitar. Para esto, pueden hacer rutinas de canciones con gestos y sonidos repetitivos. Algunas canciones que se prestan para este tipo de actividades son, por ejemplo: “Si estás feliz aplaude así”, “Las ruedas del autobús”, “Incy wincy araña”. Es necesario practicar la misma canción con los mismos gestos varias veces para que su hijo pueda aprenderla y luego hacer las mismas acciones. Luego podrán hacer pausas en momentos clave de la canción, esperando con expectativa que el pequeño complete el gesto o el sonido que viene a continuación.

- Enséñenle algunos gestos: todos los días utilizamos gestos para comunicarnos, siendo uno de los más importantes el de señalar. Observen a donde dirige la mirada su hijo y ayúdenlo a llevar en esa dirección su dedo índice estirado; así el niño estará señalando el objeto a la vez que el adulto dice el nombre del objeto. Cuando su hijo descubra el poder de señalar ¡será por fin capaz de pedir lo que necesita!, esto repercutirá en un mejor estado de ánimo y mejoras en su conducta. También pueden enseñarle otros gestos importantes como el de “dame”, “hola”, “chau”, “ven”, etc. No nos desanimemos, la constancia hará que su niño, poco a poco, comprenda cada uno de los gestos.

- Oriéntelo a pedir ayuda: es importante que su hijo pueda pedir ayuda cuando lo necesite, de ese modo se reducirán las conductas negativas como berrinches. Si el niño está tratando de hacer algo que no puede por ejemplo abrir un envase donde están sus juguetes, el adulto estirará la mano en gesto de “dame”, esperando que el niño ponga el objeto en su mano y dirá “ayuda” - no con el afán que repita esta expresión, sino que vaya comprendiendo su significado- inmediatamente abrirá el envase y se lo dará de vuelta al niño. Practiquen esto en varias ocasiones hasta que su hijo los busque por sí solo para pedir ayuda. Esto es, específicamente, comunicación social.

- Hagan menos para que ellos hagan más: Frente a algo de su interés, es mejor mostrar el objeto antes que dárselo; de este modo, el niño se verá en la necesidad de hacer un gesto, una mirada o una vocalización. Preste atención a estas acciones que pueden ser un acto de comunicación, finalmente entregue el objeto acompañado por un gesto que represente a dicho objeto y su nombre para que el niño pueda ir asociando el gesto y la expresión con el objeto.

Si queremos tener éxito, es importante que practiquemos lo más posible, y en todo momento, cada estrategia. Recuerde que el apoyo terapéutico especializado es muy importante en este largo camino de aprendizaje, pero el refuerzo en casa es insustituible.

 

Bibliografía

- Rogers S.J. y Dawson G. (2017). Modelo Denver de atención temprana para niños pequeños con autismo. Autismo Ávila.

- Rugieri V. y Cuesta J.L (Comps.) (2017). Autismo, cómo intervenir, desde la infancia a la vida adulta. Paidós.

Entérate de lo último

Si antes no tuviste oportunidad de apoyar en las tareas a tu hijo, no es tarde para iniciar esa d...

Ver más

- Desde que su abuelo se enfermó, mi hijito de tres años está muy irritable,...

Ver más

1. Lo importante de la flexibilidad y la organización: La flexibilidad no...

Ver más

En el 2019, la Organización Mundial de la Salud señaló que la soledad es una...

Ver más

De hecho, la otitis media aguda es el principal motivo por el que se acude al médico duran...

Ver más

1. ¿Qué se sentirá salir nuevament...

Ver más

Compartir información