Blog


Cómo cuidar tus oídos en verano
Febrero 02, 2016

Durante el verano, niños y adultos disfrutamos de diversas actividades al aire libre como visitas a la piscina o a la playa. Sin embargo, el contacto directo y permanente con el agua puede facilitar el desarrollo de inflamaciones  o infecciones, causando algunas molestias a nuestros oídos como irritación de canales auditivos, picazón, sensación de taponamiento  e incluso dolor.


En algunos casos, la supuración o salida de líquido o pus del oído puede hacer que la audición se vea afectada de forma temporal.


Además debemos tener en cuenta que el uso excesivo de los hisopos puede generar acumulación del cerumen, irritación e incluso lesiones a la delicada piel del conducto auditivo. 


A continuación, algunas recomendaciones de cuidado de nuestros oídos para tener en cuenta y así poder disfrutar del verano planamente:


•Si te entra agua en los oídos, inclina la cabeza hacia los lados.


•Utiliza el bloqueador solar en ambas orejas. 


•Evita introducir cuerpos extraños o hisopos en el canal auditivo externo.


•Seca tus oídos después de cada baño, así evitarás la humedad en el conducto auditivo externo.


•En caso practiques natación de forma permanente o presentes perforación timpánica, usa tapones a la medida para protegerte de la humedad (piscina, mar o baño).


•Ten especial cuidado durante el baño: acude a piscinas y playas con agua no contaminada. 


•Procura zambullirte despacio para evitar la entrada brusca de agua al oído. 


•Evita bucear a más de un metro de profundidad. 


Resulta importante que ante cualquier síntoma de molestia o dolor, acudamos a un especialista para que prescriba el tratamiento adecuado y ponga fin a cualquier tipo de problemas.


La clave está en la prevención


¡Cuidando nuestros oídos, disfrutamos más el verano!