Blog


Resolución de conflictos en la convivencia escolar
Mayo 19, 2015

Por Maria de los Angeles Del Castillo


La convivencia escolar es un modo de relacionarse e interactuar entre los miembros de la comunidad educativa: alumnos, profesores, autoridades, padres de familia, entre otros.

Puede ser valorada como adecuada e inadecuada; cuando se consideran las características y diferencias individuales de sus miembros, se respetan los deberes y derechos de las personas independientemente de los roles y funciones que tengan que desempeñar, o, cuando no se toman en consideración la diversidad, las características y diferencias personales, vulnerando los derechos de sus miembros.

Las características de un clima de convivencia positiva son ser democrática, pro-social y valorativa.

¿Para qué diseñar un Plan de Convivencia Escolar?

-  Construir una comunidad escolar democrática.

-  Fortalecer el mejoramiento de la calidad de los aprendizajes y formación ciudadana de los estudiantes.

-  Fortalecer la confianza mutua.

-  Aprender a vivir con otros respetando diferencias.

En una situación de convivencia escolar se debe promover un estilo de interacción social democrático  donde prima el acuerdo y el diálogo como vehículo para solucionar los conflictos. Para ello se establecen reglas claras y coherentes.

La resolución de conflictos: una oportunidad para aprender a convivir

Los conflictos hay que admitirlos como parte de la vida cotidiana de la escuela. Representan una responsabilidad de toda la comunidad educativa que implica asumir un rol activo y la posibilidad de ser parte de la resolución del mismo.

La importancia radica en la habilidad para aprovechar el conflicto, transformándolo en una oportunidad de mejora y cambio. Es una destreza que puede aprenderse, siendo un recurso de afrontamiento positivo.

Para abordar esta problemática se han de elaborar medidas transversales al quehacer educativo: una planificación integral, de trabajo organizado y colaborativo, promoviendo en la convivencia escolar:tolerancia, solidaridad y respeto. Es más que una solución práctica a un problema en un momento determinado.

¿Cómo intervenir?

Una resolución pacífica de conflictos implica hacerlos visibles en la interacción interpersonal, considerar los intereses de las partes involucradas y la disposición a ceder para llegar a un acuerdo que beneficie a los involucrados.

De modo general, para resolver los conflictos hay que aprender a desarrollar y entrenar habilidades cognitivas, afectivas y prácticas como autorregulación, comunicación asertiva, escucha activa, empatía, creatividad, entre otras.

En el campo educativo, la mediación es, por lo general, un método más efectivo para prevenir futuros conflictos.

Otras estrategias a considerar son las asambleas en el grupo de clases, comisiones de alumnos para la convivencia, aprendizaje cooperativo, actividades insertas en el currículo, actividades comunitarias, sesiones de tutoría y técnicas de autorregulación emocional y conductual.  

↓DESCARGA LA PRESENTACIÓN DE LA CHARLA GRATUITA