Blog


Los efectos de la tecnología en la interacción social de los niños.
Febrero 02, 2015

Ver artículo original publicado en Publímetro. 


Hoy en día es común que exista en casa una televisión, un smartphone, una tablet, una computadora, o un videojuego. Cualquiera de estos se convierte en elementos ambiguos en el desarrollo de las habilidades sociales, siempre que no sean administrados de forma adecuada. La tecnología en sí no es dañina, todo depende de lo que hagamos con ella.

Las habilidades sociales pueden ser vistas como conductas interpersonales que nos permiten comunicarnos con los demás de forma efectiva en base a intereses y bajo el respeto mutuo. En ellas se involucran herramientas de comunicación verbal y no verbal.

Las respuestas que los niños reciben del entorno contribuyen al aprendizaje y desarrollo de las habilidades sociales. En primer lugar la familia y luego el sistema social inmediato como la escuela y amigos cercanos o vecinos se convierten en agentes importantes. Los niños al interactuar con su medio ambiente reciben, suprimen o evitan consecuencias deseadas y no deseadas. En la medida que logran éxito en las consecuencias deseadas y evaden las no deseadas sin dañar el entorno ni a sí mismos hablamos de “habilidades sociales eficientes”.

Pero ¿qué sucede cuando los momentos de interacción con la familia o grupos cercanos son desplazados por la tecnología?, cuando los momentos de almuerzo familiar son invadidos por celulares en la mesa, cuando las salidas a parques se cambian por juegos en casa frente a un videojuego? Estudios hoy en día respaldan el hecho que las habilidades sociales se ven afectadas debido a que se genera incapacidad para establecer vínculos adecuados.

El uso frecuente de correo electrónico, redes sociales, mensajes de texto, mensajería instantánea y juegos de vídeo en red han reducido las habilidades sociales de niños y adultos. Y es que se involucra en este aspecto el manejo de las emociones, si yo logro identificar y luego canalizar o expresar en forma adecuada mis emociones lograré éxito en mis interacciones.

Como sabemos la forma en que se aprende a identificar es poniendo atención a otras personas, mirando el rostro de la madre tenemos nuestros primeros aprendizajes, recibiendo las primeras caricias o rechazos aprendemos formas de comunicación. Y así aprendemos a interpretar gestos y mensajes en medio de las relaciones con el entorno.

Si un niño no es capaz de percibir y decodificar adecuadamente las señales emocionales de su entorno, le cuesta descifrar expresiones faciales y por ello le es más difícil regular su comportamiento, brinda soluciones poco asertivas y por ende pueden ser poco valorado por el grupo. Las habilidades sociales para desarrollarse requieren de un contexto donde se pongan a prueba o ejecuten, donde la inteligencia emocional se ponga en práctica.



Por ello debemos procurar:

  • Que los niños pasen tiempo interactuando en forma presencial, primero en el hogar en familia luego en talleres grupales de arte o deportes.
  • Retome los juegos al aire libre, déjelos crear e imaginar con amigos que pueda encontrar en espacios públicos.
  • Evite el televisor y computadoras en las habitaciones de los niños. Al sacarlos, los padres pueden monitorear el contenido al que están expuestos sus hijos.
  • Establecer momentos con y sin dispositivos tecnológicos, definir muy bien los lugares y momentos en los que invariablemente estará prohibido el uso de tablets o smartphones, por ejemplo la comida.
  • Evalúe si su hijo debe tener presencia en las redes sociales. Por lo general un niño menor de 10 años no necesita tener presencia.
  • La tecnología es parte del día a día pero procure brindar a su hijo aquella que vaya acorde a su edad.
  • Puede dejar usar la tecnología a su hijo mientras permanece atento. Sea parte de sus contactos si usa Facebook pero evite violar la intimidad de los jóvenes.

    Resaltemos nuevamente que la tecnología debe ser bien administrada solo así será beneficiosa, conviértanla en posibilidad de interacción no en una barrera para la misma.