Blog


Acerca de la ansiedad y cómo enseñar a manejarla
Octubre 24, 2014

Todos hemos experimentado la sensación de ansiedad alguna vez, y, si bien algunas veces ha servido como mecanismo impulsador para lograr objetivos personales, otras veces se puede convertir en un gran obstáculo al momento de alcanzar las metas.

En el ámbito educativo es común escuchar que tanto niños como adolescentes se preparan para rendir evaluaciones pero uno de los factores determinantes cuando fracasan al momento de rendirlas es el poco control que tienen de sus propias emociones.

¿Qué es y por qué se experimenta la sensación de ansiedad?

La ansiedad es una respuesta ante situaciones o estímulos que observamos en el medio como amenazas presentes o futuras.

Dicha respuesta es ordenada por el cerebro el cual envía información a muchos órganos del cuerpo humano para prepararnos en milésimas de segundo para resolver aversiones que atentan contra nuestra integridad, siendo necesario actuar de una manera rápida.

En ese sentido, es una recarga de energía que frente a un peligro inminente nos permite tomar dos tipos de acciones para poder sobrevivir: huir o enfrentar.

Estas conductas están instauradas de forma casi instintiva pero con la evolución del ser humano la provocación de la respuesta dejó cada vez de ser más real, generándose muchas veces en la mente humana, existiendo hoy en día creencias claramente identificadas que provocan en las personas la sensación de ansiedad.

Situaciones que producen ansiedad en niños y adolescentes

Es frecuente ver cómo los miedos por imágenes que retienen de películas de terror o series generan ansiedad en los niños cuando deben moverse por lugares oscuros de la casa o quedarse solos en su cuarto al momento de ir a dormir.

En la adolescencia se ve como las exposiciones orales y la ejecución de exámenes genera preocupación en algunos chicos  a punto de sentir que se bloquean y no pueden rendir de acuerdo con lo estudiado.

Otras veces situaciones nuevas a nivel social puede generar una preocupación extrema optando por no participar de viajes y reuniones con pares.

Que pueden hacer los padres

·  Frente a un problema de ansiedad es importante ubicar la situación en su real dimensión.

·  Para ello se debe conocer qué situación, persona o ideas están generando el miedo y que tan congruente es el mismo con la realidad.

·  Establecer algunos cambios en la dinámica que generan el miedo puede ser muchas veces una medida rápida de solución, pudiendo conversar con la profesora si su tono de voz  y la forma como hace participar a los alumnos genera ansiedad en el niño, con la finalidad que pueda modificar algunas conductas que favorezcan su adaptación.

·  Determinar qué aspectos están sobre el control del niño y qué agentes son externos a él y por ende no están bajo su control.

·  Enseñarle que uno siempre tiene control de su propia manera de pensar y que es ésta la que genera finalmente como nos vamos a sentir. 

·  A través de preguntas enseñarle a pensar de forma racional en la medida que el miedo que logremos ubicar sea irreal (por lo general la mayoría de ellos lo son) y enseñarle a apropiarse de ideas racionales reestructurando su manera de pensar.

·  Muchos temores se producen porque las personas perciben un futuro catastrófico cuando no tienen mayores evidencias reales que las cosas vayan a salir mal.

·  Siempre que existe ansiedad el pensamiento de la persona lo llevará a sentir que la situación finalmente será insoportable para él y que por ende no podrá manejar.

·  Enséñele a su hijo que a pesar que las cosas puedan ser incómodas o no esperadas no siempre son insoportables.

·  No subestime el miedo de su hijo, escúchelo sin menospreciar sus emociones ni su persona. Eso no le dará más valor sino por el contrario puede generar sentimientos de culpa en él y dejar de confiar en lo sucesivo en usted diciéndole lo que usted quiere oír sin lograr resolver sus temores.

·  Intente utilizar el procedimiento de aproximaciones sucesivas para ir acercando al niño al evento que le genera ansiedad a través de pasos logrados por objetivos y refuerce cada logro.

·  Al final, se debe llegar a la exposición del evento que genera temor para que frente a la experiencia la persona pueda darse cuenta que nada malo le va a pasar y que finalmente todo estaba en su forma de pensar.

Documento original elaborado por Lic. Juan José Tan. C.Ps.P. 9110. 



-->