¿Qué te gusta escuchar?

Compartir

¿Qué te gusta escuchar?

Por Angélica Villanueva y Melina Quintasi​
Profesoras del Colegio Fernando Wiese Eslava

Se han preguntado alguna vez ¿qué sonidos les gusta escuchar más?... seguramente la lista es muy larga, cómo no escuchar aquella melodía que nos recuerda a papá, el trinar de un pájaro que nos remonta al campo, las carcajadas de nuestro hijo…en fin tantas cosas que nos agradan escuchar y que muchas veces no les damos importancia porque para quienes escuchamos es tan cotidiano, pero… imagínense que no pudieran hacerlo ¿cómo se sentirían? y ¿cómo podrían comunicarse con los demás?

Se sabe que a nivel mundial la incidencia de discapacidad auditiva es de 1 a 3 de cada 1000 recién nacidos; dificultad que les impide percibir los sonidos del entorno y desarrollar el lenguaje oral, sin embargo, gracias a los avances de la tecnología, ahora las personas con pérdida auditiva con ayuda de audífonos o implantes cocleares logran escuchar; entonces, se vuelve invalorable para ellos cada sonido.

Y es así como nos interesamos por saber qué es lo que más valoran escuchar un grupo de niños de 3 a 8 años de edad del colegio Fernando Wiese Eslava, que presentan discapacidad auditiva. Las respuestas nos sorprendieron; ellos nos indicaron que entre los sonidos que más les agrada escuchar están “la voz de mamá, la sirena de la ambulancia, las gotas de la lluvia, las notas de una guitarra, el canto de los pajaritos,… entre otros”.

Percibir, comprender y darle un significado a cada sonido o palabra que escuchan los niños con pérdida auditiva es un gran logro, pues, se imaginarán que para ellos no es una tarea fácil, requiere enseñarles a escuchar para que puedan desarrollar su lenguaje y eso es lo que hacemos en el colegio Fernando Wiese Eslava del Centro Peruano de Audición, Lenguaje y Aprendizaje CPAL.

Tal vez  para un corazón incrédulo hubiera sido una utopía la existencia de esta escuela para niños sordos, pero no para aquellos que confiaron, confían y vienen haciendo su sueño una realidad al escuchar las  vocecitas de sus hijos,  llamándolos: “papá”, “mamá”, “te amo”, “escucho pasar el avión”, “yo escucho al pajarito”, “mamá no grites” o “papá está cantando”; testimonios de los padres que muchas veces se acompañan de emociones cargadas de alegría o como una mamá dijo “de felicidad plena”.

A lo largo de estos 58 años de existencia del colegio, han pasado muchos niños, que consideran la escuela como su segunda familia, donde frente a una condición se les brindó la rehabilitación necesaria para desarrollar su audición y lenguaje, permitiéndoles incluirse a edades tempranas a un colegio regular y así desenvolverse con éxito en la sociedad.

Por todo ello y mucho más el equipo de profesionales: profesores, audiólogas, y psicólogas, saben que trabajar con niños con discapacidad auditiva es un compromiso que rompe las barreras de la indiferencia.

Cambiarle la vida a un niño, es nuestra mayor recompensa y reconocimiento a nuestro trabajo, por supuesto que esto no sería posible sin los padres de nuestros alumnos que forman parte de esta familia y quienes son los que ponen en práctica las estrategias que les enseñamos para desarrollar el lenguaje de sus hijos. Somos conscientes que en este camino de la rehabilitación del niño con pérdida auditiva, ellos son nuestros fieles aliados.

Para concluir, es importante reflexionar ¿el escuchar y hablar es una bendición, un privilegio, una condición o una oportunidad? Consideramos que para las personas con discapacidad auditiva que usan audífonos o implante coclear y que reciben una rehabilitación temprana… escuchar y hablar se convierte en una oportunidad.

Compartir información